Dioses oscuros – La boca del Orco – Nexo

Di que te gusta
Tiempo de lectura:1 Minutos, 21 Segundos

Ella está esperando en la entrada, no podrá pasar hasta que no le transmita la impronta y entienda los motivos de su llegada y las consecuencias de su estancia aquí. Le repito el discurso que recito una y otra vez, eternamente, como única razón de mi existencia:

Soy Nexo, el guardián del habitáculo, o la madeja como prefiero llamarlo, tejedor de cronohilos y transmisor de la impronta.

La madeja es una conjunción de cronohilos, hay una por cada mundo que abarca cualquier espacio y tiempo. Aquí se para todo y está todo en movimiento, en la madeja es ahora y siempre a la vez, dentro de mil años y cien años atrás es en todo momento este momento.

Un durmiente solo puede habitar la madeja diez décadas, un siglo del mundo donde habita. Pasado ese periodo el durmiente se convertirá en Nexo y Nexo pasará a ser eternamente Nada, tendrá la consciencia de todo siendo y sintiendo el más absoluto vacío. Ningún Nexo quiere llegar a ese estado, así que pasado el tiempo establecido el Nexo desalojará o destruirá cualquier durmiente que habite el habitáculo. Pura supervivencia, así fue diseñado y así debe ser.

Las madejas fueron creadas para salvaguardar los cronohilos y los Nexos para garantizar que el orden universal está a salvo. Algunas especies con total estupidez y enervante curiosidad han jugado con los cronohilos. En este mundo lo llaman mundo cuántico y empiezan a manipular fuerzas que no entienden. Por eso estas despierta durmiente Gwen, por eso fuiste llamada, por eso acudís a mi los durmientes.

Entra y descansa, los demás están por llegar.

Autor: Ignacio Chavarría

Sobre el autor

Ignacio Chavarria

Un comentario sobre “Dioses oscuros – La boca del Orco – Nexo”

  1. Me fascina esta trama, sinceramente. De modo que hay un supuesto “orden” en todo esto… Es difícil escribir más allá del tope del entendimiento, quiero decir, yo personalmente no creo en el “tiempo” porque puedo dilucidar que es una herramienta sólo válida en la mente de quien vive sujeto a nuestra percepción, en tres dimensiones… por eso me ha encantado cómo describes la madeja y los cronohilos.

    Estos días que estado sin internet estoy trabajando en esto de “Pescadera”… y el punto de partida que he tomado es el “cataclismo futuro” de Guinness en su moto de fuego (jejeje es una forma de hablar), dando a entender que Zurdo murió en “el futuro”, después del cataclismo (la humanidad vuela en ultraligeros post apocalípticos, ya vas a ver qué fumada jajaja), y luego fue el propio Guinness quien le llevó hacia atrás en el tiempo. Te parecería viable???????

    Voy a volver a leer el de Gwen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *