Tiempo muerto

Di que te gusta
Tiempo de lectura:1 Minutos, 8 Segundos

Podría escribirte mil historias rebuscadas que contaran de este amor; pero ninguna de ellas y menos aún todas juntas definirían la niebla sentida ante tu silencio; así el tiempo se transforma en una pasta densa que no resbala por mis esquinas.

No hay lugar para el olvido, tampoco para los recuerdos que no he podido mecer como si fueran un niño pequeño, varado junto al puerto imaginado en una tarde de verano; con calma y olor a mar, que resuelve el final de la estación y la vuelta a la realidad sin días largos y asuetos.

Eres como el verano eterno que no descansa con ningún invierno.

Y yo la primavera que te dio pasó y el otoño reteniendo hojas.

Eres, todo eres, en aquel lugar junto a mi puerto. Y yo, la cresta de aquella pequeña ola que se repite a los pies de la pared de tu varadero.

¿Se puede vivir sin estaciones? ¿o con este mar revuelto de palabras sueltas? ¿Podré encerrar entre paréntesis el tiempo y conmover a la muerte entre sus paredes?

Soy, solo soy, la mujer que te ama.

Eres, eres tú, un olvido y el cambio de estación.

Entre la paz y la guerra, acuno al verano en el invierno del alma y el tiempo muerto para el descanso.

Autor: Diodama

Banda sonora

Sobre el autor

Diodama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *